Esta vez no vamos a hacer ningún comentario…SGAE. Pero... ¡basta ya!

Este texto está extraido del

Blog de Kasio Computers

Pues bien, esta entrada me da a mi que va a ser el principio de una larga serie. ¿Por qué? Pues porque por desgracia el mundo es así, mucho para pocos y poco para muchos. Vamos que Robin Hood se haría presidente del gobierno con mayoria aplastante si resurgiera de sus cenizas.

Vamos a ponernos en situación. Todo empezó una plácida mañana de sábado. Tranquilamente en nuestro trabajo nos llego un burofax. “Qué extraño un burofax”. Miramos el remitente y aparece “Edega”. Despues de una afectuosa despedida a nuestra cartera de todos los días, procedemos a abrir el intrigante burofax.

Cada linea que leíamos más sorpresa mostraba nuestras caras. Resulta que era un escrito de 5 hojas que indicaba que Egeda, como entidad de gestión de la compensación por copia privada, nos solicitaba miles de documentos acreditativos de nuestras cuentas, así como declaraciones y todas las facturas de compra y venta desde el año 2006 hasta la recepción de la carta.

A parte de la solcitud está que ya nos hizo poner el grito en el cielo, comprobamos que también venía una amenaza de D. Álvaro Caamaño, el cual debe ser el director de EGEDA Galicia, indicando que como no presentaramos estos datos emprendería aciones jurídicas; así como una copia de la orden del 29 de Octubre de 1990 en la cual el Ministerio de Cultura concede a Egeda la posibilidad del cobro de Derechos de Autor.

Lógicamente y como cualquier ser vivo al que le acaban de amenazar, lo primero que hicimos tras terminar esta fabulosa lectura es intentar conocer a nuestro “enemigo”. Así que nos ponemos a googlear y sin necesidad de rebuscar mucho encontramos que Egeda es una de las 8 empresas que trabajan para la SGAE como “malotes” a sueldo. Esta presidida por D. Enrique Cerezo, presidente del Atletico de Madrid; y está vicepresidida por D. Agustín Almodóvar, si exacto el hermano del famoso director de cine español. Vamos que nuestro gobierno encarga a dos personas “muy” faltas de dinero para su sustento diario el cobrar un canon que todos sabemos que es ilegal, para enriquecer a una “empresa sin ánimo de lucro”, como es la SGAE, la cual tiene acciones en múltiples compañías; no sin antes quedarse Egeda con un porcentaje del cobro que no se le descuenta a la SGAE sino que se le cobra a mayores al demandado.

Aún no había saltado la alarma en nuestros, parece que diminutos, cerebros. ¿Por qué? Pues lógicamente porque no estamos incumpliendo ninguna ley. No vendemos nada sin canon, estamos comprando el material con canon y las ventas que hacemos de productos con canon indicamos una pequeña leyenda al lado del producto que indica “Canon LPI incluido”.

Lógicamente mientras buscamos información sobre la empresa que nos estaba solicitando estos datos, que la ley de protección de datos designa como “privados”; hemos encontrado multitud de casos llevados a juicio sobre todo por empresas del sector informático. Y aquí es cuando la alarma apareció delante de nuestro ojos. Parece ser que a muchas empresas les han denunciado esta magnifica compañia por tener facturas con descripciones como “Consumibles” y no indicar que llevan canon. “Pero oiga usted, un consumible puede ser un cartucho”. Respuesta oficial “No queda claro lo que es así que no está exento de canon”.

Pero vamos a poner un poco de cordura en este asunto por favor. Desde cuando ha cambiado la frase a “es culpable mientras no se demuestre lo contrario”. ¿Tanto han cambiado la ley desde que en el colegio nos enseñaban los artículos de la Constitución?

Pero seguimos leyendo distintos casos y vemos que con todo en regla, este tipo de empresas se sacan de la manga multas millonarias como pueden ser 70.000 €. A todo esto hay q sumarles los gastos de juicio y abodagos. Además te aplican el canon actual cuando la Ley de protección Intelectual en el 2006 solo era para CDs y DVDs. La introducción del canon a los discos duros, escaner y MP3 fue en el 2008.

Encima que el propio robo ya lo han realizado. Me explico. Una empresa crea un CD y lo vende a un mayorista español que lo compra. Junto con esta compra ya paga el canon. Este mayorista, con suerte, lo vende a una tienda, esta tienda vuelve a pagar el canon, pero claro el mayorista ha aplicado su beneficio al canon con lo cual ya sale mas caro. A su vez la tienda vende ese CD a un usuario final, el cual paga el canon. Ya han cobrado el canon 3 veces y aun encima de esto ahora nos amenazan para seguir, como se dice vulgarmente, sacando tajada. Perdonarnos la vulgaridad pero es que para vulgares creo que ya se ha nombrado el máximo exponente en este escrito.

Ahora vamos al apartado legal. Nuestra empresa cumple a raja tabla las premisas de la LOPD (Ley Orgániga de Protección de Datos). Nuestro documento de seguridad nos obliga a mantener todos los datos de nuestros cliente y proveedores registrados en la Agencia Española de Protección de Datos; así mismo tenemos que tener unas medidas de seguridad sobre estos datos que impidan el acceso de nadie que no se encuentre reflejado en el Documento de Seguridad; y no nos permite la cesión de dichos datos a terceros sin autorización de las personas u entidades registradas en esos datos. Por lo cual deducimos que la cesión de esta informción a Egeda es un delito salvo que exista una denuncia por los cuerpos de seguridad de este pais. Es decir que Egeda nos está solicitando que incumplamos una ley que tiene multas de 60.000 € para que ellos nos reclamen 70.000 €. En resumen nos estan pidiendo 130.000 €.

Esta es nuestra situación en estos momentos y porque consideramos esto una injusticia lo hacemos público en nuestra web; por eso iniciabamos este escrito con la afirmación de que iba a ser el principio de una serie de escritos en los cuales iremos informando de las injusticias a las que estamos siendo sometidos. Nuestro siguiente paso será reclamar según la ley de protección de datos la imposibilidad de facilitar estos datos y en caso de que nos obliguen; les enviaremos un contrato de cesión de datos protegidos por la LOPD en el cual Egeda será obligada a recoger estos datos personalmente y asegurando todos los criterios de seguridad que obliga la ley: acuerdos de confidencialidad, transporte en habitáculos herméticos y cerrados bajo una llave con dos únicas copias una de las cuales será propiedad nuestra, los datos informatizados serán codificados mediante una contraseña encriptada por 128 bits que sólo la conocerá el transportista y no podrá cederla a nadie, etc. etc.

¿Jugamos sucio? Pues vamos a ensuciarnos todos.