¡Qué pasa?

¿Qué todos están en nuestra contra?
INGRATOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSAhora también las televisiones ??????

Las televisiones quieren acabar de una vez por todas con el monopolio de la SGAE y el resto de entidades que gestionan en España los derechos de autor. En los últimos días representantes de las cadenas privadas se han reunido con distintos grupos políticos en busca de apoyos para reformar la Ley de Propiedad Intelectual (LPI).

Ésta se llevaría a cabo en el marco de la aprobación de la Ley de Economía Sostenible (LES), que se encuentra al inicio de su tramitación en el Congreso, en la fase de enmiendas.

Para la aprobación de la LES es necesario reformar el artículo 158 de la Ley de Propiedad Intelectual, puesto que se pretende crear una comisión al efecto que dependa del Ministerio de Cultura. Ése es el resquicio al que quieren agarrarse las televisiones para lograr que además de ese artículo, se reformen aquellos que hacen referencia a cómo gestionar los derechos de autor, teniendo en cuenta los nuevos canales de comunicación que han surgido con los avances tecnológicos.

Gestiones colectivas

La Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca) planteó ya en la Subcomisión de Propiedad Intelectual la necesidad de “eliminar la obligatoriedad de la gestión colectiva y la exclusividad en la gestión de categorías de derechos, tal y como ocurre en la actualidad, para evitar el mantenimiento o conformación de monopolios”. Se trataría, en definitiva, de que cada autor pueda elegir libremente si desea que sus derechos se gestionen de forma colectiva, a través de cualquier entidad de gestión colectiva de derechos o, por el contrario, llevar a cabo una defensa privada de los mismos.

La reivindicación se basa en los orígenes de la creación de la Propiedad Intelectual en la que se hablaba de la gestión colectiva como algo voluntario y no como algo obligatorio, tal y como sucede actualmente. La existencia de la SGAE era necesaria cuando las comunicaciones se producían, como mucho, de manera teléfonica. Entonces un autor no podía adivinar que sus obras se estaban utilizando en otros lugares y por ello, era necesario que agentes de la propiedad intelectual recopilasen los derechos de esas obras. Con la multiplicación de los canales de comunicación que existen en la actualidad, y con la posibilidad abierta de que de manera sencilla los autores puedan gestionarse por sí mismos, la existencia de entidades como la SGAE resulta menos imprescindible.

Competir con la SGAE

Es lo mismo que ha planteado en su último informe sobre las entidades que defienden los derechos de autor la Comisión Nacional de la Competencia (CNC).

Según explicó en una entrevista con elEconomista el pasado 20 de enero el presidente de este organismo, Luis Berenguer, “se trata de abrir el mercado y que haya más formas de operar en el mismo, que pueda haber un gestor de derechos de propiedad intelectual de carácter privado, con ánimo de lucro, y que pueda competir con la SGAE o el resto de entidades”.

Para la CNC es absurdo que el representante de un artista pueda negociar sus contratos y, sin embargo, no esté autorizado a hacerse cargo de sus derechos de propiedad intelectual.

Pero las televisiones van más allá y pretenden que se imponga incluso a las entidades de gestión obligaciones de transparencia respecto a los titulares que les tienen encomendada su gestión y de las obras y prestaciones realmente gestionadas. En un reciente artículo de opinión, Alejandro Echevarría, presidente de Uteca, afirmaba por todo ello que “es fundamental, vital me atrevo a decir, que el Congreso de los Diputados cumpla su propósito en esta Legislatura y modifique la Ley de Propiedad Intelectual”.

Los contactos parlamentarios que han iniciado las televisiones tendrán su reflejo en el debate que se abra en el Congreso de los Diputados una vez que el anteproyecto de la LES pase por el Senado, donde podrá debatirse durante un máximo de dos meses. En ese momento las teles darán la batalla.